A la hora de seleccionar los juegos que queremos vender en nuestra tienda, uno de los criterios que utilizamos es la versatilidad del juego, ya que no somos partidarios de amontonar juegos de los que nos cansemos pronto sino de buscar juegos que nos duren mucho tiempo. Esta versatilidad puede entenderse respecto a la edad de los niños (que les guste a niños de distintas edades), pero sobre todo a la posibilidad de utilizar distintas reglas o variantes del juego.

Con este artículo queremos iniciar una sección en la que queremos presentar uno de nuestros juegos y ampliar las posibilidades que ofrecen las reglas del fabricante. Vamos a empezar con la Lotería de animales, que es un juego que llama la atención por la gran calidad de sus materiales, especialmente las 24 piezas de madera.

El juego se compone de 24 piezas de madera, de 6 colores diferentes, con 24 ilustraciones de crías de animales y 6 tablillas de cartón grueso con 4 animales en cada una de ellas.

Estas son algunas ideas para jugar con niños de diferentes edades:

1. A partir de 6 meses: “toco y hago ruido”. Tanto el material de las piezas como sus ilustraciones y color son un gran reclamo para los bebés de 6 meses que están en fase de experimentación y de llevárselo todo a la boca. Las piezas de madera son de gran resistencia, y estos pequeños pronto descubrirán el limpio sonido que hacen las maderas cuando se chocan unas con otras.

2. A partir de 12 meses: “abajo con la torre”. Las piezas de madera y las tablillas de cartón nos sirven para hacer torres y “ascensores” que les encantará tirar a estos pequeños gateadores. Aunque todavía no sepan construir, sin duda les gustará echarlas abajo y ver cómo caen. Si tienen hermanos mayores, les levantarán las torres una y otra vez y la diversión estará asegurada.

3. A partir de 18-20 meses: “encuentra el modelo”. Se colocan las 6 tablillas boca arriba y dejamos las 24 piezas de madera en la caja o una bolsa. El pequeño va sacando una a una las piezas de los animales y tiene que ir buscando y colocando la pieza en la casilla que corresponda, al principio con la ayuda de mamá o papá, pero pronto le gustará buscar y colocar el animal él solito. Según se acerquen a los 2 años, les servirá también para ir ampliando el lenguaje repitiendo los nombres de los animales que aparecen.

4. A partir de 2 años: “bingo-lotería”. Se colocan las 24 piezas de madera boca abajo y se reparte una tablilla para cada niño. Uno a uno van levantando las piezas, y el niño que tiene el animal en su tablilla coge la ficha y la coloca sobre el dibujo. Como las piezas son de colores por los 2 lados, cada niño irá levantando las piezas de los colores que le falten, hasta completar los 4 animales de su tablilla. El juego se repite hasta agotar las tablillas y las piezas de madera. Este sería el modo de juego que viene en las instrucciones.

5. A partir de 3 años: “bingo-memory”. Si cambiamos una regla del juego anterior, aumentamos la dificultad para niños más mayores. En este caso, cuando un jugador da la vuelta a una pieza, sólo la pone en su tablilla si coincide, pero no se la da a ninguno de los otros jugadores que pudieran tenerla, dejándola de nuevo boca abajo en su sitio hasta que la vuelva a descubrir su propietario.

6. A partir de 4 años: filas de dominó. Con esta edad el niño ha podido alcanzar la habilidad suficiente para colocar las piezas de canto (tienen casi 1 centímetro) y puede hacer filas de dominó o torres en equilibrio, mejorando la psicomotricidad fina.

Estas son nuestras ideas para sacar partido a este juego. Seguro que los que ya lo tenéis le habéis encontrado más maneras de jugar, ¿nos las contáis?

También podéis mandarnos peticiones sobre aquellos juegos que tengáis más quemados a ver si entre todos se nos ocurren nuevas ideas para disfrutarlos más.